top of page
  • Foto del escritorCecilia Blume

Si fuera así de fácil

Estamos viviendo unos días muy complicados, tanto en lo relacionado con la seguridad como en la política. Ambas han estallado a la vez y ambas deben ser atendidas. Debe haber una respuesta del Ejecutivo sobre la responsabilidad de las muertes de estos días. Si bien la policía debe darnos seguridad si éstos encuentran una turba violenta deben dispersarla, más aún si tienen armas caseras, incendian, toman los aeropuertos, queman vivo a un policía. En esos casos quien delinque se arriesga a que la policía le dispare y puede matarlo. Eso no es un tema peruano, eso pasa en cualquier lugar del mundo donde el vandalismo delictivo no se permite y si los vándalos atacan, la policía responde. No avalo los muertos, pero no creo que nadie del Ejecutivo que haya mandado matar. Tampoco creo que la policía lo haya hecho. Creo que estamos frente a personas, de ambos lados, y en el extremo, defendiendo sus vidas.


Ahora bien, que haya que reponer al ex presidente Castillo al que el país y el mundo vio dar un golpe de estado; el que se cierre el Congreso; el que salga la presidenta Dina Boluarte y el que se de una nueva la Constitución, no va a mejorar la vida de los peruanos.


Los peruanos más pobres quieren trabajo para lograr una mejor calidad de vida. Eso es así y no se logrará con las protestas actuales. El Perú es un país que tiene que avanzar muchísimo para reducir las desigualdades y lo tenemos que hacer todos. El Perú es un país con una informalidad enorme que todos conocemos y permitimos. ¿Cuántos pedimos boleta por todo lo que compramos? ¿Cuántos nos sentimos cómodos cuánto de dicen, sin o con factura, y pagas menos? ¿Cómo hacemos para que los peruanos seamos más “iguales” y que con esos impuestos se hagan colegios, postas y se ponga agua?


El Perú es un país difícil. No sólo su geografía, sino en la cantidad de actividades ilegales que vemos, como si no existieran. Minería ilegal, contrabando, narcotráfico, trata de niños, son algunos de los delitos que aceptamos, todos los días, sin hacer mucho. Algo más sencillo, la toma de carreteras es un delito y no hay un detenido.


De verdad que sí cambiando la Constitución, sacando a la presidenta y liberando a Castillo mejoráramos la calidad de vida de los más pobres, habría que hacerlo ya. Desafortunadamente, nada de ello sirve para que el Perú sea un mejor país y para que los más pobres tengan una vida mejor.


La incapacidad de gestión, cuando las regiones reciben muchísimos recursos, es perversa. No se puede tener todo ese dinero y que los ciudadanos no tengan agua, colegios, postas médicas. Ello es perverso.


No sé cuál es la respuesta, pero definitivamente ni el vandalismo ni los planteamientos de los que protestan, sirven para salir adelante. Si fuera así de fácil…..

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page