top of page
  • Foto del escritorCecilia Blume

Mejores servicios para todos

La importancia de los servicios públicos la conocemos bien. Algunos en el Perú tenemos acceso a todos. Muchos no los tienen y ello es por la desidia de los sucesivos gobernantes que no se han puesto como meta dotar a todos de servicios públicos: educación, salud, agua, desague, electricidad, telefonía y carreteras. Esto, obviamente, no se puede hacer en un periodo presidencial, por ello quien venga a gobernarnos debe entender que es fundamental para que el Perú sea un país mas justo donde los ciudadanos tengamos mas y mejores oportunidades.


La forma de dotar de servicios públicos a los peruanos es vía obra pública o vía asociación pública privada. Una, es la obra licitada por cada entidad, por ejemplo poner agua en algún pueblo. No todos saben que los ministerios no construyen, sino sacan a concurso, a las llamadas licitaciones para que se lleven a cabo las obras que requiere el país. Las asociaciones público privadas son aquellas donde el sector público deja en manos del privado, pero con estricta supervisión y un contrato de por medio, el que se hagan las obras. En ambos casos los que harán las sobras son privados y eso debe tenerse en cuenta siempre, sobre todo cuando hay los que quieren que se cambie la Constitución para que el Estado pueda ser empresario.


El Estado, mediante sus distintas entidades, no construye carreteras, no hace puentes, no pone electricidad ni agua. Entonces, pedir un estado empresario es un imposible. Salvo pequeñas obras que no le interesan a nadie, todo es hecho por el sector privado y así ha sido siempre, mediante la obra pública.


La obligación de los gobernantes es pasarse la posta en la dotación de obras públicas porque un gobierno ni dos ni tres servirán para hacer los servicios que se requieren. Esto es lo mínimo que puede hacer un país para sus ciudadanos.


Conversaba con una persona que vive en Lima, en un cerro y no tiene ni agua, ni desagüe ni pistas y veredas. Y le pregunté ¿qué esperaba del Estado? Su respuesta fue: “que me dejen trabajar”. Entendamos entonces que los peruanos quieren trabajar y es responsabilidad del Estado dotarlos con mejores condiciones de vida y dejarlos en paz que solos saldrán adelante pues el Estado puede, a menudo, ser un estorbo.

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page