top of page
  • Foto del escritorCecilia Blume

El Perú Adelante

Lo verdaderamente importante en una democracia para lograr un país adecuado con instituciones que funcionen, es contar con verdaderos partidos políticos. Son las personas que integran los partidos las que diseñarán nuestras políticas públicas, decidirán quienes estarán a cargo de instituciones tan importantes como el BCRP y, obviamente serán los futuros gobernantes.


Un partido político tiene que estar formado por personas que buscan llegar al gobierno con una ideología común y afán de permanencia. ¿Qué tenemos en el Perú? Personas que quieren llegar al gobierno como sea, cada elección en un partido distinto y que votan como quieren cuando quieren. Por extraño que parezca, no es claro quienes lideran las bancadas que tenemos en el Congreso hoy. Ni los mismos congresistas tiene claro quien los lidera.


Es así que los partidos tienen la responsabilidad de tener un ideario político claro y un rumbo político para que los electores podamos votar por ellos. Sabremos cuáles son sus ideas y ahí podremos decidir si votamos por un partido u otro. Además tendremos personas que pensando igual, votan igual. Eso se llama “ideología común”. Así se podrían formar coaliciones: una de izquierda, otra de centro y otra de derecha. Sin vergüenza, con la frente en alto, los electores decidiremos por quién votamos. Sí, seremos de izquierda, de centro o de derecha y así es como debe ser.


¿Creemos que esto se va a lograr antes de abril del 2024 en que tendremos elecciones generales? ¿O seguiremos teniendo 20 partidos/ agrupaciones que se presenten a las elecciones generales?


Vale entonces que quienes hoy detentan el liderazgo en los “partidos” se enfrasquen en la tarea de asegurarse poner en sus listas a personas probas y educadas (que hayan tenido educación); que piensen igual en los temas medulares y, sobre todo, que no se aparten del partido a la primera discusión. Esta tarea es bastante más compleja y exigente que decidir sobre la bicameralidad, el voto de confianza, las causales de vacancia de un presidente, entre otras que parece se discutirán como “las” reformas políticas.


Es momento de reflexionar y que lo que nos ha pasado en los últimos años nos deje algunas lecciones. Por ejemplo, que personas que ni se conocen entre sí no pueden formar parte de una misma bancada congresal o que no podemos tener congresistas violando a sus subalternas en el Congreso.


Creo que ha llegado el momento de poner, en serio, al Perú adelante. Ojalá resulte.

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page